irakale

el reto

 

La falta de confianza en nuestras propias capacidades y en las de los demás, dificultan nuestra expresión (la expresión de lo que somos, lo que necesitamos, deseamos…) y, en consecuencia, nuestra salud y nuestra capacidad para ser/hacer con otras. Restaurar esta confianza es necesario para un “más vivir”.

la estrategia

 

Poner en relación deseos de compartir y aprender, competencias o destrezas y retos o necesidades… Y construir, a partir de este tejido, espacios de aprendizaje autónomo en la calle. Hacerlo de manera que las diferencias sean evidentes, practicando relaciones de escucha y respeto, abriendo y aprovechando los recursos, adecuando el espacio-calle…para que se vea.

las personas diferentes y capaces, todas.

cada una, sabedora, necesitada de otras,

Las Relaciones

Aprender desde el entusiasmo y compartir desde la escucha. De las derivas personales a los planes compartidos, en la colaboración y el apoyo mutuo.

Los recursos

Abiertos, flexibles, útiles, adecuados a las necesidades y con Reglas de Juego que sirvan al uso y el bien común

El Espacio

Re-configurar-nos en entornos “de tods” donde no esté establecido de antemano quién sabe y quién no; donde podamos ser aprendices y maestros.

hacer visible lo evidente: aprendemos uns de otrs, todo el rato y en todas partes.

¿Cómo?

1. Una red comunitaria

preguntar

tejer

diseñar

¿Qué te gustaría aprender? ¿Qué te gustaría compartir?

Salir a la calle con estas dos preguntas sencillas y recordar que no existe conocimiento grande o pequeño.

Con lo que recogemos…

¿Se lo cuentas a otras que quieren...? ¿Te sumas a...?

reunirnos en torno a deseos o necesidades compartidas y construir un mapa comunitario de deseos, retos, destrezas, conocimientos…

Con las gentes y los temas acordados…

¿Qué necesitas? ¿Cómo lo haríais?

definir juntas las necesidades de cada espacio dando lugar a la diversidad de cada persona, en cada momento y tarea.

Con las necesidades y opciones localizadas…

todas tenemos algo que aprender y compartir.

Da igual si tienes 5 o 78 años, lo que sabes le puede servir a otra. Tu deseo de aprender, también.

el encuentro con "los otros" desde tu deriva personal.

saber hacer una tortilla o una impresora 3D, querer aprender árabe o compartir una historia…es riqueza para tu comunidad.

el espacio físico y relacional

dar lugar a nuestras diferencias para que enriquezcan nuestros espacios de relación y crecimiento.

2. Espacios de aprendizaje

contrastar

invitar

salir

Contrastar las necesidades

y las ideas acordadas -de espacio y recursos- con el ayuntamiento y los agentes  aliados, para terminar de definir los espacios.

Abrir el espacio

a otras personas de la comunidad que puedan estar interesadas en participar. Sinolvidar que, cualquiera debe poder ser parte del espacio.

Ocupar la calle

o los espacios comunes y hacer visible los recursos, el potencial, la riqueza de las relaciones autonomas. Aprender.

¿Qué sucede?

Las experiencias

Cuando sales a preguntar a la calle “¿Qué te gustaría aprender? ¿Qué te gustaría compartir?” la primera reacción de la mayoría de nosotrs es “¿yo? ni idea” o “¿yo? nada”. No sabemos si la respuesta tiene que ver con la pérdida de deseo o de la conciecia de capacidad. En cualquier caso, dando tiempo y acogiendo esa incertidumbre, poco a poco aparecen las respuestas. Y a partir de ahí, todo es posible.

 

 

Podemos aprender sobre cocina, astronomía, fotografía o arqueología. Podemos aprender a hacer un vortex cañon o un boomerang, podemos aprender cómo desmontar una placa de ordenador, arreglar un pinchazo en la bici o coser un dobladillo de pantalón…

Irakales

Las personas

Irakale supone, más allá del aprendizaje concreto, un proceso de capacitación.

Todas ellas han necesitado aprender a decir y escuchar, a convivir con la diversidad, a tomar decisiones, a relacionarse en un contexto “no escolarizado”… a ser responsables de sus aprendizajes.

La comunidad

Irakale implica la disposición de recursos y espacios comunes al servicio del aprendizaje. Y esto conlleva la necesaria colaboración entre la administración local, la ciudadanía y los agentes sociales.

Sacar a la calle el conocimiento y el aprendizaje pone en evidencia el potencial comunitario y transforma el sentido del espacio común.

Da igual si tienes 5 o 78 años, lo que sabes le puede servir a otra. Tu deseo de aprender, también.
saber hacer una tortilla o una impresora 3D, querer aprender árabe o compartir una historia…es riqueza para tu comunidad.

Interested In Working With Us?

Get In Touch